A+ A A-

Talleres de la UP. Una herramienta necesaria

Rate this item
(1 Vote)

Gonzalo Abella.

-Te recuerdo que el  3 de marzo es el Taller de la UP sobre tarifazo y rendición de cuentas.

-No creo que vaya: ya sé que estamos mal, y que la UP propone otro camino. Para hablar de esto con la gente, alcanza con recordarle la situación que vivimos y las propuestas de nuestro diputado.

Desde luego, la conciencia se gana en la lucha organizada, no en un taller teórico. Pero ¿hasta dónde llegamos sin teoría? Si los jefes obreros son agentes del oficialismo, van a canalizar la rebeldía hacia reivindicaciones menores, presentadas como los únicos triunfos posibles en este momento.

¿Alcanza con decir que estamos mal? En Venezuela hay desabastecimiento, en Cuba hay muchas dificultades. Cierto que hay sabotaje criminal en un caso, bloqueo en el otro; es cierto que en ambos hay cuestiones básicas resueltas y un rumbo de esperanza, pero nada de eso nos muestra la TV.

Podemos demostrar que vamos mal, pero ¿acaso le va mejor a nuestros vecinos? Si se aprueba la súper pastera UPM, habrá mucho trabajo en pleno año electoral (la destrucción ambiental y social se verá después de las elecciones)

Ninguna herramienta teórica para el debate es tan importante como la comprensión de los mecanismos  económicos de la explotación y el saqueo. Ya en la época de la Independencia, cuando un prócer hablaba sólo de Libertad en abstracto, seguro que era terrateniente y esclavista. Artigas, en cambio,  impulsó un reglamento de tierras y frenó la codicia exterior con reglamentos de Aduana. Y su obsesión, mientras organizaba ejércitos multiculturales, cuando impulsaba la democracia popular, era el “gobierno económico” como clave del proceso popular.

La Economía no es para especialistas. El Ministro habla “en difícil” para ocultarnos lo principal. Debemos estudiar los  mecanismos básicos de la Economía por respeto al pueblo que convocamos, y aplicar la teoría  con palabras sencillas ejemplificando en los casos concretos que la gente vive.

Tomemos la célula base de la Economía capitalista: la mercancía. Si es mercancía sirve para algo, pero su valor (”valor de cambio”) no lo establece su importancia sino el trabajo que cuesta producirlo: por eso el oro vale más que el aire, por ahora.

Y tomemos la base de la ganancia capitalista: la diferencia entre el valor de la fuerza de trabajo que se paga y el valor que esa fuerza de trabajo incorpora a la mercancía. Esta diferencia con la que se queda el empresario, es la plusvalía

El papel suntuario que usan los ricos cuesta por el trabajo de su diseño y distribución final, pero a ese valor se le suma el trabajo pretérito en las plantaciones y en la cadena de traslados, en el blanqueo y preservación del producto semi elaborado. Todo eso lo paga el consumidor final, pero si los salarios son bajos en los países donde se dan las primeras fases del proceso, la ganancia (expresión final de la plusvalía) es mayor para la empresa.  La fuerza de trabajo, en condiciones insalubres,  además se enferma. Su enfermedad es parte del costo productivo, pero si los costos de hospital son del Estado saqueado, la cuota de plusvalía es mayor.

Las rutas se vuelven insuficientes y se  deterioran. Para repararlas hay que pagar fuerza de trabajo. Si el Estado servil se encarga, la ganancia de la empresa es aún mayor. Lo mismo ocurre con el impacto ambiental, que la empresa gratuitamente traslada al deterioro de la calidad de vida de los vecinos.

El taller del 3 de marzo no se quedará en la superficie. Y su continuidad, como herramienta revolucionaria, irá en profundidad hasta donde nosotros queramos.    

  

ESTAMOS EN FACEBOOK

Cultura

5 mujeres clave de la revolución rusa

22-03-2017

Las mujeres que participaron en la revolución rusa desempeñaron un...

5 mujeres clave de la revolución rusa

Convocatorias

Gervasio

Ancla

27-03-2017

Ancla

Biocombustible

25-03-2017

Biocombustible

Camino

24-03-2017

Camino

Diario La Juventud