A+ A A-

Intendencias desesperadas en su afán recaudador

Rate this item
(1 Vote)

Montevideo, Colonia, Maldonado… Idas, vueltas y Excusas

Desde comienzos de esta semana, están como primera plana en los principales medios de comunicación masivos, 3 comunas departamentales que anunciando o ejecutando medidas antipopulares con el único fin de recaudar altísimas cifras, generan controversias entre oficialismo y oposición en algunos casos, internas en los propios partidos en otros, e incluso con sus militantes o con el descontento de la población en general y sus votantes. Atraviesa por tanto al partido de gobierno nacional Frente Amplio, que sigue mostrando resquebrajamientos internos y complicadísimas situaciones internas en los distintos departamentos; y a la segunda fuerza como lo es el Partido Nacional, que pretende hacerse fuerte como alternativa a nivel nacional, pero no escapa de la política del tarifazo contra el bolsillo trabajador cuando están al frente de las intendencias.

 

Contribuyendo por Maldonado

 

maldonado_costa.jpg

Costa de Maldonado

 

La intendencia de Antía introdujo a la junta departamental un decreto para incrementar la Contribución Inmobiliaria, y una vez discutido en dicha cámara, fue aprobado el criterio de ajustarla según el aumento del IPC, con el aval de los ediles frenteamplistas.

A lo que no pudieron llegar a un acuerdo, fue acerca de la eliminación del mínimo de la contribución. La presidenta del Frente Amplio de Maldonado denunció que Antía se negó a esta propuesta, pero al mismo tiempo reconoce que se lo plantearon “cuando la propuesta del decreto ya había pasado por la Junta Departamental”.

 

Pero la intendencia también realizó un reaforo de la Contribución Inmobiliaria, y al trascender que algunos padrones aumentarían hasta un 300%, comenzó la controversia pública.

Mientras el ex intendente frenteamplista Óscar de los Santos (cuyo sector Alianza Progresista sufriera una grave crisis en elecciones internas con votos comprados, irregularidades y barra bravas, que a la postre le costó perder la intendencia a manos del Partido Nacional) denunció el incremento de “zarpazo” y por comparación llamarlo un verdadero “tarifazo”; el actual intendente Enrique Antía (quien ya fuera jefe de la comuna en período anterior, y demostrara ser gran defensor de los grandes capitales y los empresarios y estar siempre en la mira por negociaciones turbias) justifica las nuevas tarifas contributivas como de “justicia tributaria” y “justicia social”.

 

El titular de la comuna fernandina, aduce que el reaforo afecta a 18.000 de los 130.000 padrones que hay en el departamento (o sea los aumentos que fueron por encima del IPC acordado y avalado por la junta departamental en su mayoría); y que corresponden a grandes terrenos en primera y segunda fila frente al mar.

Óscar de los Santos admitió estar de acuerdo con la medida, pero sostuvo que afectaría a otros también, sin dar mucho mayor detalle. La administración con el argumento de equiparar lo que se paga y hacer justo lo que contribuyen algunas propiedades suntuarias, denota que las 2 administraciones predecesoras frenteamplistas a cargo de el actual diputado Óscar de los Santos, no atacaron estas alevosas desigualdades.

 

Reculando en San Carlos

 

pablo_acosta_2.jpg

Pablo Acosta, 26 de Marzo – UP en San Carlos

 

El director de Auditoría Interna y Control de Gestión de la Intendencia Enrique Baeza, reconoció que hubo un error de sistema en la implementación, y que fueron reaforados unos 700 padrones en la ciudad de San Carlos que no debieron ser ajustados por ser justamente de zonas humildes, por tanto se resolvió suspender los reaforos, únicamente en dicha localidad.

 

El referente del 26 de Marzo y Unidad Popular carolino, Pablo Acosta, quien fuera el primero en denunciar públicamente que estaba mal la implementación de los reaforos en su ciudad, calificó como insuficiente que la administración resuelva este castigo a los pobladores de San Carlos calificando “como un error” lo sucedido, y a la tibia oposición frenteamplista que apenas salieron al cruce algunos, recién una semana después de implementado el injusto aumento de la carga tributaria.

 

Pablo Acosta, profundizó la denuncia, diciendo que de todos modos los aumentos en la contribución que han recibido simples pobladores de San Carlos, trabajadores, han alcanzado montos desmedidos, llegando a un aumento de 45% y 90% por ejemplo citando casos específicos. También denunció que lo anunciado por la comuna, es muy poco específico y claro, por ejemplo el alcance del territorio cuando se habla de San Carlos. Pablo Acosta, conocedor de su zona, explicó que en lo que se llama San Carlos existe una amplia zona balnearia de propiedades de altísimo valor, que bien se diferencia de la ciudad de San Carlos. Por otra parte, los límites de jurisdicción, dejan fuera zonas como la del faro a la entrada del municipio, zonas muy humildes que no se verían amparadas, en contraposición de las mencionadas en la zona balnearia.

 

Otro tema local que está sobre el tapete en Maldonado es el cobro de la video – vigilancia, con una carga del 0,5% y que será progresiva hasta el 3%. Pablo Acosta fue claro con su posición al respecto desde el punto de vista de los desprotegidos: “Ponen cámaras en Punta del Este, para cuidarlos de que nosotros, sus empleados, no toquemos sus bienes”. “No nos cuidan a nosotros por seguridad nuestra, sino que nos hacen pagar para vigilarnos a nosotros y protegerlos a ellos. Tengo que pagar para portarme bien”.

 

Acosta explica que el costo del sistema de vigilancia ronda los 20 millones de dólares, y que con el cobro del 0,5% solamente se cubre el 7% de su valor. Por eso el militante de izquierda vincula estos reaforos “a lo loco”, como afán recaudador para cubrir el 93% restante del costo de la vigilancia para la élite que veranea en el departamento.

 

Por último, el referente local de la Unidad Popular destacó el crecimiento del trabajo militante en su partido político, en desmedro de las otras fuerzas del departamento, donde por ejemplo los propios diputados vienen a pintar muros cuando precisan, pues ya no disponen de recursos materiales ni militantes que los respalden.

 

Los iluminados de Colonia

recibo_ute_colonia.jpg

Un recibo de muestra de una jubilada (tomado de elecodigital.com.uy)

 

Un gran alboroto a nivel local existe también en el departamento de Colonia.

El intendente Moreira (Partido Nacional) introdujo en el mes de diciembre a la Junta Departamental la implementación del cobro de tarifa por alumbrado público en la factura de la UTE. Según la zona se determinaron franjas, por las cuales los ciudadanos pagarán 100, 200 ó 300 pesos.

 

Aquellos inmuebles que pagaban antes más de $20.000 por concepto de precio de alumbrado en los impuestos municipales, se verán beneficiados con una reducción de hasta un 30% de lo que pagaban.

 

El impuesto fue votado por 25 ediles en 31. Esto implica que votaron toda la bancada del partido nacional y 7 de los 12 dediles del frente amplio. En contra votaron 5 ediles frenteamplistas minoritarios dentro de la bancada opositora, y el único edil del partido colorado. Incluso el impuesto votado a mediados de diciembre y a finales votado nuevamente un paquete de modificaciones respecto a las franjas, ya llegó a la población en el recibo de UTE de enero. Dicha factura responde al consumo de diciembre, es decir que con el afán recaudador de la intendencia ya se adelantó un mes el cobro del impuesto por alumbrado.

 

Esto generó durísimas confrontaciones en la mesa política del Frente Amplio en Colonia, y con repercusiones públicas.

 

Mientras uno de los ediles frenteamplistas que votó en contra de la medida, Hébert “Chito” Márquez, denunció que por medio de este artilugio la población pagará U$S 500.000 mensuales y de ellos la intendencia pagará a la UTE por el concepto de alumbrado U$S 250.000, por lo que estaría recaudando directamente 250 mil dólares por mes; la bancada del Partido Socialista emitió una declaración de respaldo al accionar mayoritario del Frente Amplio, justificando su voto junto con el oficialismo departamental en concordancia con un respaldo a las directrices del gobierno nacional en este tema, y alegando que cobrando esta tarifa se gana un subsidio para la intendencia y por tanto que en verdad cobrar el alumbrado significa un ahorro para los ciudadanos del departamento. El comunicado introduce términos criticando en forma durísima a los ediles frenteamplistas que no acompañaron la iniciativa, y a la población que se queje de la decisión tomada.

 

La trascendencia que tuvo dentro del Frente Amplio esta decisión fue aun mayor que este resquebrajamiento de la interna que ya se venía arrastrando. Muchos ciudadanos, votantes frenteamplistas e incluso militantes de base, mostraron su descontento con todo esto. Incluso que ni en oficinas de UTE ni en las de la comuna, nadie podía darles explicaciones o canalizar algún tipo de reclamo al respecto. Como consecuencia de expresiones de disconformidad en redes sociales, 8 ediles frenteamplistas (entre titulares y suplentes) radicaron denuncia en la Jefatura de Policía de Colonia contra 2 militantes de base, por difamación, aduciendo cuestiones de honor y de respeto.

 

La defensa legal de los militantes frenteamplistas de Carmelo denunciados Eduardo Quintana y Martín Larrama, fue asumida por un ex edil también frenteamplista, Dr. Ricardo Aranda. El abogado confrontó con la autoritaria posición de los ediles denunciantes y expresó: “Hay que ir al fondo del asunto, el gran tema es la libertad de expresión”.

Es claro que la decisión no se dividió entre si la vota la derecha o la vota la izquierda. El oficialismo del Partido Nacional fue apoyado por la mayoría de la bancada Frenteamplista imponiendo impuesto por alumbrado público en la factura de UTE, mientras se opuso una minoría Frenteamplista junto con el Partido Colorado.

Por más críticas que esgrima la bancada Socialista desde declaraciones de escritorio, el descontento en la población es muy alto con la medida, y la denuncia policial de los ediles hacia los militantes es inadmisible.

 

15542283_673295959497481_5324247065943936850_n.jpg

Jorge Palma, 26 de Marzo – UP en Carmelo

 

Como dijera a La Juventud días atrás el referente de Carmelo del 26 de Marzo y Unidad Popular, Jorge Palma, en Colonia los blancos gobiernan con medidas antipopulares sin oposición del Frente Amplio, o incluso con su apoyo.

 

En la capital, subir la locomoción es un boleto

boleto_montevideo.jpg

Propaganda de la última campaña electoral departamental

La administración de Daniel Martínez (FA), comenzó con serias dificultades económicas. Apenas empezada la gestión, tuvo su primer crisis de definanciamiento, con problemas para abonar los salarios en fecha. Esto llevó al Intendente a tomar una serie de medidas restrictivas en algunos casos, y recaudatorias en otros; muy cuestionado porque mientras malgastaba dineros públicos en otros aspectos, como aquel fin de semana de trabajo que organizó con todas las autoridades políticas de la comuna en el Argentino Hotel de Piriápolis.

Es bueno recordar que Martínez logró un acuerdo con Novick a poco de comenzada su administración, quién le dio los votos del Partido de la Concertación en la Junta Departamental para aprobar el presupuesto, sin discutir ni dar explicaciones.

En campaña electoral, la candidatura por el Partido Colorado a la Intendencia proponía bajar el precio del boleto. Lucía Topolansky también hizo propia esa propuesta. Desde el programa de gobierno de la Unidad Popular, Gustavo López levantó desde un principio la re-municipalización del transporte público, para tratarlo como un servicio de interés social y no con fines lucrativos. Se aseguraba con asesoramiento de trabajadores del transporte, que en ese entonces desde la concepción municipal del transporte colectivo, podía llevarse el precio por ejemplo a $10, cortando el lucro y el subsidio que reciben las empresas, y volcando este último al precio, o sea, subsidiando a la población trabajadora.

El hecho es que el triunfador de la contienda electoral fue Daniel Martínez, quien al respecto del precio del boleto, aseguró que no podría bajarlo, pero que iba a trabajar por no subirlo.

A los 3 meses de asumir la comuna capitalina, en setiembre de 2015 el boleto aumentó $2, que ya se había incrementado $1, 7 meses antes. O sea, a comienzos de 2015, año de campaña electoral departamental, el boleto urbano costaba $23, y en setiembre en la administración de Martínez costaba $26.

6 meses después castigó a los trabajadores con otro aumento de $2 nuevamente, llevándolo a $28 en marzo de 2016.

A los 7 meses de esta decisión que contradice su compromiso a no aumentar el precio del boleto, introduce en noviembre de 2016 otro aumento de $2, esta vez llevándolo a $30. La posibilidad de acogerse a un descuento y continuar pagando el ya aumentado precio de $28, es pagando por adelantado. Pero obligando a pagar por adelantado no el boleto a utilizar, sino por lo menos 5 veces su valor. Un nivel de usura, que demuestra que no hay compromisos electorales o de gestión que valgan, frente al afán recaudador de la intendencia.

Pues en estos primeros días del año, el intendente advierte de la próxima suba a realizarse en el mes de marzo, alegando que para entonces se cumpliría 1 año del último aumento. Esto además de ser falso, como si no lo fuera, fuese un atenuante al castigo de los trabajadores para poder ir a trabajar dejarán su salario a la empresa casi monopólica de transporte propiedad del asesor del presidente de la República.

Pedro_Muniz__web.jpg

Pedro Muniz, 26 de Marzo – UP en Montevideo

Pedro Muniz, referente departamental de Montevideo del 26 de Marzo y la Unidad Popular, sostuvo que no le sorprende el nuevo aviso de aumento del boleto. “Está en concordancia con la política de ajuste y tarifazo del gobierno en todos lados”, castigando siempre a los trabajadores. 
Reafirmó el afán recaudador de la intendencia de forma desesperada, y vinculó el anuncio de aumento del boleto a las disposiciones de multas con cámaras y radares, denunciando que no tienen un fin de “evitar los accidentes” ni “ordenar el tránsito y el territorio”, sino que “necesitan cobrar, cobrar y cobrar”.

A principios del año 2002, el precio del boleto urbano era de $9,50.

Al cabo de 15 años, a principios de 2017 el boleto superará los $30. Es decir que en el equivalente a 3 periodos de gobierno departamental (todos en manos del frente amplio), el precio del boleto se ha triplicado, y aun más.

Last modified on Wednesday, 11 January 2017 22:10

ESTAMOS EN FACEBOOK

Cultura

5 mujeres clave de la revolución rusa

22-03-2017

Las mujeres que participaron en la revolución rusa desempeñaron un...

5 mujeres clave de la revolución rusa

Convocatorias

Gervasio

Aniversario

23-03-2017

Aniversario

marchen

22-03-2017

marchen

Inversores

21-03-2017

Inversores

Diario La Juventud