A+ A A-

Pedro, gitano fabricante a mano de piezas de cobre

Rate this item
(0 votes)

Pedro, dejando brillante su artesanía vendida en el Suri.

 

 

Mucha gente bajaba a la playa en el balneario Kiyú en la mañana del sábado7 . En esa misma jornada se inauguraba la temporada de verano del Parador Suri, muy cerquita de la desembocadura del arroyo Mauricio. El clima, caluroso, invitaba a darse un baño en las tranquilas aguas del Río de la Plata, en el Departamento de San José, a 50 kilómetros de Montevideo.
En el parador , los integrantes el equipo de trabajo ultimaban los detalles para recibir a quienes ya comenzaban a llegar para comprar algo para alimentarse o refrescarse rumbo a la playa.
En el Suri se ofrece una amplia variedad de opciones gastronómicas- en su mayoría fabricadas allí mismo- y bebidas.
Mientras Jorge y Adrián en la cocina elaboraban el pan casero y el plato del día –filete de merluza con guarnición-, o preparaban las primeras miniaturas de pescado reivindicadas como especialidad de la casa, Laura y Mónica coordinaban todo lo relacionado con el despacho de bebidas y la atención a quienes llegaban para ubicarse en las amplias terrazas que ofrece el parador.
La música , seleccionada por Pedro -el carpintero- acompañaba la reapertura del local y en medio del ir i venir de niños y adultos, llegó otro Pedro.
Ofrecía dos hermosas piezas artesanales fabricadas con sus manos; dos paelleras de cobre, de distintos tamaños.
Gitano, con un modismo en su hablar que muestra o su origen brasilero o su permanencia por varios años en ese país, comienza a dialogar con quienes estaban en la puerta del Suri.
Ya quedan pocos gitanos que hacen esto , comenta durante la entrevista, y dice con orgullo que “el padre mío” le enseño el oficio. “Toda la vida trabajó en eso”, agrega.
“Ahora quedan pocos gitanos que hacen” comenta Pedro, y comenta con algo de tristeza que no sabe si sus hijos continuarán el oficio.
Fabrica artesanalmente todo lo que se utiliza en una cocina; ollas grandes y chichas, cucharas, espumaderas, cucharones.
Compro el cobre, y hago todo a mano, esto tiene más de dos mil martillazos, nos indica con la pieza ya vendida para uso en la cocina del Suri.
Sus manos muestran el resultado del esfuerzo reiterado durante varios años, unos cuantos años.
El cobre es para toda la vida, aguanta el horno, el fuego de la parrilla o la cocina. Solo hace falta limpiarlo antes de cocinar, comenta.
Allí mismo, pidió limón y sal y sobre una de las mesas del parador comenzó a dejar brillante la paellera que terminó de enjuagar en la cocina del establecimiento.

Nos invitaron al próximo estreno de la paellera.
HVA

 

ESTAMOS EN FACEBOOK

Cultura

5 mujeres clave de la revolución rusa

22-03-2017

Las mujeres que participaron en la revolución rusa desempeñaron un...

5 mujeres clave de la revolución rusa

Convocatorias

Gervasio

Ancla

27-03-2017

Ancla

Biocombustible

25-03-2017

Biocombustible

Camino

24-03-2017

Camino

Diario La Juventud