A+ A A-

La vacilación y el aislamiento creciente de la política oficial

Rate this item
(0 votes)

Luego que los efectos de la suba de precios generalizada que se ha producido en estos días, y que no ha sido reconocida por el gobierno como un tarifazo, por los costos políticos que ello impone, varios ha sido los políticos y principales sindicalistas oficiales que intentan desligarse del problema al tiempo que pretenden intentar justificar la política económica del gobierno, el problema surge en que no pueden poner el riesgo el distanciamiento de los trabajadores. Ello equivale a decir que deberán  mantener un “oposición suave” sin cuestionar lo esencial de la política de privatizaciones, y los resultados que trae sobre los trabajadores, el salario y la desocupación creciente.

Los problemas en la política oficial los lleva invariablemente, a un creciente aislamiento de sus ejecutores ante los que la padecen, y desencadena en un importante grupo de dirigentes del partido de gobierno, a un oportunismo cada vez más declarado, en toda su política.

Como se debe realizar entonces, una política que no le moleste para nada la inversión de grandes capitales extranjeros, hipoteca de la soberanía y creciente niveles de explotación de los trabajadores por parte de los grandes capitalistas sin chistar, mientras el tarifazo vuelca cada vez más a los trabajadores y pobres a un descontento generalizado y hace que la sociedad entre en problemas sociales más graves, que hasta el momento no se han resuelto, y sean cada vez más difíciles de resolver con las políticas que se implementan.

En los últimos tiempos el Frente Amplio perdió, la mayoría parlamentaria, cosa que para el esquema del partido de gobierno es un hecho de importancia ya que se produce en el tercer gobierno que ejerce esta política, en un momento donde la definición de la rendición de cuentas y la política de privatizaciones erosiona aún, más los conceptos políticos que quedan en un amplio sector de su electorado que lo considera de “izquierda”. Para gobernar cada vez necesita menos su base militante crítica, y si necesita un fuerte control sobre el movimiento obrero para llevar adelante una política concertada con los bancos, los grandes industriales y un comportamiento de las cúpulas sindicales, acorde con las necesidades del capital.

Por ello es que la fuerza de trabajo barata, la reducción de los llamados “costos del estado”, es una política impuesta por los bancos internacionales y asumida por el gobierno del Frente Amplio durante todos estos años, en los marcos de una “bancarización” cada vez mayor que tiende a controlar aun más, la circulación del dinero y el conjunto de las operaciones financieras, lo que busca aun más lograr una mayor recaudación financiera para el sector financiero que se apropia de nuevas ganancias y obtiene la dirección de la economía nacional para entregárselo a los grandes empresarios nacionales e internacionales.

Este proceso cada vez más excluyente en lo social y que produce una mayor concentración de la riqueza en propietarios individuales, también despega a los dirigentes sociales y sindicales, prendidos de esta política, que va contra los intereses del país y particularmente de los trabajadores.

La política de conciliación lleva a los trabajadores a un callejón sin salida, pues implica que una vez más los patrones continúen enriqueciéndose de sus jornadas de trabajo.

Más editoriales

ESTAMOS EN FACEBOOK

Cultura

5 mujeres clave de la revolución rusa

22-03-2017

Las mujeres que participaron en la revolución rusa desempeñaron un...

5 mujeres clave de la revolución rusa

Convocatorias

Gervasio

Ancla

27-03-2017

Ancla

Biocombustible

25-03-2017

Biocombustible

Camino

24-03-2017

Camino

Diario La Juventud