A+ A A-

Convocan a solidarizarse con los presos políticos palestinos

Rate this item
(0 votes)

Cristhian Mirza y Ruben Elías del Cté. de Apoyo al Pueblo Palestino

 

El Comité de Apoyo al Pueblo Palestino de nuestro país realizó esta semana una conferencia de prensa denunciando las condiciones en las que se encuentran los presos políticos palestinos en las cárceles israelíes, quienes llevan adelante ya hace un mes una huelga de hambre.

Ruben Elías, integrante del Comité, dijo a la Juventud que “no se puede ser omiso, no se puede contestar con el silencio cuando se están cometiendo estas atrocidades”, sumando a la situación de los prisioneros palestinos la represión que se vive en los territorios de Palestina y la expansión de la ocupación israelí. “Invitamos a todas las organizaciones a que expresen su solidaridad en el ámbito que sea”, señaló Elías, afirmando que se trasladará este pedido al gobierno y al Parlamento entre otros ámbitos.

En la conferencia realizada en la sede del Servicio Paz y Justicia estuvo presente el diputado Jorge Meroni del MPP-FA, quien señaló a la Juventud que trasladará estas denuncias a la Cámara de Representantes y al Grupo de Amigos de Palestina que se ha creado en el Parlamento, integrado entre otros por el diputado Eduardo Rubio (26M-UP).

El Comité está difundiendo dos documentos que publicamos a continuación. Uno de ellos es la carta abierta del dirigente y parlamentario palestino Marwan Barghouti, líder de la huelga de hambre desde las cárceles del gobierno sionista.

 

Carta del dirigente y parlamentario palestino Marwan Barghouti a sus colegas parlamentarios de todo el mundo sobre la huelga de hambre de los prisioneros en “Batalla por la libertad y la dignidad”:

Estimados colegas parlamentarios,

Si ustedes están leyendo este mensaje ahora, ello significa que la ocupación israelí ha optado por continuar su política de represión y castigo colectivo contra los prisioneros palestinos y la incitación contra ellos en lugar de responder a sus legítimas demandas, y el hecho de recibir  esta carta por parte de ustedes también significa que ya me encuentro de nuevo en una celda de aislamiento  con mis otros colegas que están en huelga de hambre, pero no vamos a estar en silencio y no nos rendiremos y no se quebrantará nuestra voluntad.

La huelga de hambre de los prisioneros es un medio legítimo y pacífico para confrontar la violación de los derechos de los prisioneros garantizados por el Derecho Internacional, de modo que los prisioneros palestinos viven bajo la opresión de la ocupación, mientras les pertenece el derecho a la protección en virtud del Derecho Internacional Humanitario.

Hemos recurrido a esta huelga tras meses de desgaste de todos nuestros esfuerzos y todos nuestros intentos de conseguir nuestras legítimas demandas relativas a la detención administrativa arbitraria y colectiva de los palestinos, las torturas, las medidas punitivas ejercidas contra los prisioneros y la negligencia médica deliberada, así como la privación de las visitas de nuestros parientes y del derecho a comunicarse con ellos y el derecho a la educación, que son los derechos más básicos que deberíamos tener.

Estimados colegas y amigos:

Estimo mucho su solidaridad con sus colegas parlamentarios prisioneros palestinos, así como, agradezco a los parlamentos de todas partes del mundo por su apoyo al pueblo palestino y sus derechos, incluyendo el derecho a la autodeterminación, el fin de la ocupación brutal, lograr una paz justa e integral, de acuerdo con las resoluciones de la legitimidad internacional.

Sin embargo, Israel continúa deteniendo a parlamentarios palestinos, y yo fui el primer parlamentario palestino detenido en el 2002. Desde entonces, el estado sionista ha detenido a 70 parlamentarios más, es decir; Más de la mitad de los miembros del Consejo Legislativo Palestino, 13 de ellos todavía están en las cárceles israelíes, hecho que se considera como un insulto para todos los parlamentarios, la democracia y los derechos humanos, y se considera también una afrenta a la libertad y la justicia, por lo que debemos responder contra estos hechos.

El destino de los parlamentarios palestinos es el destino de las personas que representan. La ocupación israelí ha detenido a 800.000 mil palestinos en 50 años, lo que equivale al 40% de los varones en el territorio palestino ocupado, 5. 600 de ellos siguen en las celdas de la ocupación. Para Israel todos nosotros somos condenados y nuestra acusación no declarada es: nuestro deseo de libertad, nuestra sed para lograr la libertad y nuestra lucha por ella.

La ley israelí permite el colonialismo, el castigo colectivo, la discriminación racial y el apartheid, ¿Es normal que quienes apoyaron estas leyes no sean cuestionados? Unos parlamentarios israelíes incitaron para detenernos, apoyaron y alentaron esa decisión. Mírenlos, que se sientan entre ustedes en los foros parlamentarios internacionales, mientras nos impiden y nos prohíben hacerlo.

Igual, respecto a los tribunales israelíes, que son parte de esta ocupación militar colonial que siempre ha tenido como objetivo apoderarse de nuestra tierra, reemplazar nuestro pueblo y erradicar nuestras raíces. Y al contrario de las afirmaciones de los tribunales israelíes, que son infundados, nosotros tenemos las evidencias y datos; estos tribunales militares condenaron a los palestinos con una proporción que llega hasta el 90-99%.

Vuelvo a decir: Esto es un apartheid judicial que condena la presencia y firmeza palestina y al mismo tiempo da inmunidad a los israelíes que cometen crímenes contra nuestro pueblo.

Como bien saben, he sido condenado por un tribunal israelí al que me niego reconocer, así como me niego a reconocer su legitimidad, sobre todo, porque solo por el hecho de ser representante de un pueblo que yace bajo la ocupación, fui condenado a cinco cadenas perpetuas y a cuarenta años, acusado de “terrorismo”, en una farsa de juicio político según el testimonio de los observadores internacionales; ningún país sobre la faz de la tierra habría aceptado semejante sentencia, ya que ese tipo de condenas le corresponden a los líderes de los movimientos de liberación en las diferentes latitudes del mundo y a lo largo de la historia; el tribunal en el proceso de Rivonia que sentenció a Nelson Mandela a cadena perpetua, no logró despojarlo ni a él o a la lucha de su pueblo de su legitimidad, más bien contribuyo a deslegitimar al régimen del apartheid que emitió la sentencia despótica en su contra.

Por esta razón, Ahmad Kathrada, símbolo de la lucha contra el apartheid y compañero de Mandela, ha lanzado una campaña internacional por la Libertad de Marwan Barghouti y de todos los prisioneros palestinos, y fue él quien había puesto en marcha la campaña por la libertad de Mandela, antes de que este pasara veintiséis años en las cárceles del apartheid, y por tal razón se puso en marcha la presente campaña desde la celda de Nelson Mandela en la isla Robben; cabe señalar que se han incorporado a esta campaña internacional ocho titulares del Premio Nobel de la paz, ciento veinte gobiernos, cientos de parlamentarios, líderes, académicos, artistas, intelectuales y organizaciones de la sociedad civil; los portadores de los Premio Nobel de la Paz, los parlamentarios y los parlamentos, decidieron nominarme para el Premio Nobel de la Paz en apoyo a la lucha de nuestro pueblo palestino por la libertad.

Los prisioneros palestinos siempre han sufrido de la injusticia y de la opresión, pero en los últimos años las autoridades ocupantes han privado deliberadamente a los prisioneros hasta de sus derechos obtenidos anteriormente mediante huelgas de hambre; por tal motivo teníamos que hacer frente a esta escalada de castigos contra los prisioneros y sus familiares; hemos decidido iniciar esta huelga porque Israel no nos ha dejado otra opción; los palestinos siempre se han visto obligados a sacrificar a fin de obtener derechos elementales que se supone deben disfrutar, pero estos les han sido negados, al igual que a los prisioneros palestinos.

Le hemos puesto “libertad y dignidad” como nombre a esta huelga, porque la libertad y la dignidad palpitan en el corazón de nuestros pueblos y residen en su conciencia, hemos sufrido a lo largo de setenta años y seguimos esforzándonos por lograr nuestra libertad y preservar nuestra dignidad, y sabemos que la libertad y la dignidad tienen un eco que resuena en todos los rincones del mundo, en la historia de la humanidad y en la historia de la lucha contra todas las formas de opresión y esclavitud; la libertad y la dignidad son valores humanos fundamentales y solo su logro permite obtener la paz; porque la paz no se puede conquistar entre opresor y oprimido, y porque la paz no se puede alcanzar cuando hay injusticia y despotismo, así como no puede haber paz entre el prisionero y su carcelero, solo la libertad es el camino que conduce hacia la paz.

Les hago un llamado y un ruego, para que alcen la voz por todos aquellos que Israel intenta silenciar; les hago un llamado por una expresión de dignidad por aquellos que han sido abandonados en la penumbra de las celdas para que sean olvidados, los invito a apoyar las demandas justas de la huelga de los prisioneros palestinos y garantizar el respeto por el derecho internacional que avala sus derechos, les hago un llamado para apoyar la libertad y la dignidad del pueblo palestino a fin de lograr la paz.

Algunos pueden creer que este es el fin y que nosotros pereceremos aquí en ese confinamiento solitario, pero yo sé que a pesar de este aislamiento cruel no estamos solos, sé que millones de palestinos y otros en diferentes lugares del mundo están con nosotros respaldándonos y les digo a todos que tendremos un encuentro, así como tendremos una cita con la libertad.

Marwan Barghouti

 

Llamamiento a la desobediencia civil

El domingo 14 de mayo, el alto cargo de Al Fatáh Marwan Barghuti, encarcelado en Israel y líder de la huelga de hambre convocada por cerca de 1.300 presos palestinos, ha hecho este domingo un llamamiento a la desobediencia civil y ha pedido a su formación y al Movimiento de Resistencia Islámica (Hamás) que formen un frente unificado.

Barghuti ha recibido durante la jornada la primera visita de su abogado, Jader Shqeirat, desde que arrancara la huelga de hambre hace 28 días, y le ha entregado una carta para pedir apoyo a la población a los huelguistas.

En la misma ha solicitado a Al Fatáh y Hamás que no inicien conversaciones con Israel “siguiendo las reglas antiguas”, argumentando que “las negociaciones no tendrán sentido hasta que Israel se comprometa oficialmente a poner fin a la ocupación dentro de un marco determinado; detener completamente la construcción de asentamientos; retirarse de las zonas ocupadas en 1967; reconocer el derecho del pueblo palestino a la autodeterminación, que incluye el establecimiento de un Estado independiente y totalmente soberano en las fronteras previas a 1967 y cuya capital sea la amada Jerusalén; reconocer el derecho al retorno de los palestinos refugiados; liberar a todos los prisioneros; y detener el crimen de negligencia cometido contra los prisioneros durante cerca de un cuarto de siglo de negociaciones”.

Shqeirat ha indicado que el alto cargo de Al Fatáh –condenado a tres cadenas perpetuas por su papel durante la Primera y la Segunda Intifada– ha perdido doce kilogramos desde que iniciara la huelga de hambre, asegurando que ahora mismo pesa 53 kilogramos, según ha informado la agencia palestina de noticias Maan.

Barghuti se ha quejado de las condiciones de encarcelamiento, afirmando que su celda está llena de insectos y que no cuenta con acceso a libros ni ha podido cambiarse de ropa desde que iniciara la huelga de hambre.

Asimismo, ha denunciado que el Servicio de Prisiones “irrumpe en su celda cuatro veces al día y lleva a cabo inspecciones ofensivas, incluidos cacheos tras desnudarle y esposarle de pies y manos”.

Barghuti ha comunicado a su abogado que los presos “están decididos a continuar con esta batalla hasta que se logren todos los objetivos”.

La carta de Barghuti ha sido publicada un día antes de que se cumpla el 69º aniversario de la Nakba (“tragedia” o “desastre”), en referencia a la proclamación del Estado de Israel y la expulsión de cientos de miles de palestinos de sus hogares en sus territorios en 1948.

Ahora mismo se estima que unos 1.300 de los 6.300 presos palestinos en Israel se han sumado a la huelga para denunciar “torturas, maltrato y negligencias médicas” en las cárceles israelíes, así como abusos del Gobierno israelí a la hora de recurrir a la llamada “detención administrativa”, esto es, el encarcelamiento sin juicio previo ni presentación de cargos, un fenómeno que el Derecho Internacional solo permite en casos extremadamente excepcionales.  

Last modified on Friday, 19 May 2017 18:15

ESTAMOS EN FACEBOOK

Cultura

Poesía palestina de combate

18-05-2017

  NO NOS IREMOS Tawfiq Az-Zayyad “Aquí sobre vuestros pec...

Poesía palestina de combate

Convocatorias

Gervasio

carteles

24-05-2017

carteles

Se viene

23-05-2017

Se viene

Troya

22-05-2017

Troya

Diario La Juventud