A+ A A-

A los uruguayos nos han transformado en siervos por deudas.

Rate this item
(2 votes)

Crónicas de la Victoria.

 

            Si bien nuestro ordenamiento jurídico prohíbe la prisión por deudas del mismo modo en que garantiza nuestro derecho a la vivienda, por distinta vía el resultado es el mismo, he aquí dos grandes enunciados diferentes que tienen el mismo resultado: la nada.

            La verdad cruda y dura, es que hemos sido condenados a una esclavitud por deudas, como sociedad debido al enorme aumento de la misma y como individuos debido a las trampas que el sistema financiero nos obliga a caer, en combinación claro está con una precondición existente: los salarios, jubilaciones y pensiones de miseria, esta y no otra son la causa fundamental del alto endeudamiento de los trabajadores, los jubilados y los pensionistas.

            Y es esta y no otra la raíz del problema, es un insulto hablar de “consumismo” en la gran mayoría de los casos, y lo es porque lo dicen quienes se reservaron para ellos mismos el acceso al privilegio al grito de “no se le puede pedir tanta poesía” a la gente, es decir a mi gente para los que 120000 pesos por mes de sueldo en 2009 era muy poco dinero.

            Así los dirigentes de los brazos políticos y sindicales del gobierno hablan de consumismo muy sueltos de cuerpos, pero en realidad no están cuando lo hacen hablando de nosotros sino de ellos mismos, de acuerdo al mecanismo psíquico de proyección, poner en otros su propia oscuridad, la parte de su vida que está en la sombra, o mejor dicho es la sombra, lo que no se admite pero se goza, se niega y se pone en otros.

            Veamos algunas situaciones corrientes: su hijo pego un estirón y se quedo sin championes ni pantalones, comienzan las clases, en un hogar de trabajadores  se rompió el calefón o el lavarropas, le recetaron lentes a un miembro de la familia, son sólo algunos de los momentos que llevan a tomar la decisión de endeudarse.

            Algo que debería ser motivo de alegría, un niño que está creciendo sano y fuerte se transforma por obra y gracia de la dictadura del capital en una pequeña humillación cotidiana, vaya a sacar un préstamo o un crédito en la mayor cantidad de cuotas posibles.

Ni que decir de poder comprar la lista de más de mil pesos de materiales que se piden en cualquier escuela pública en un país donde supuestamente la educación es gratuita, y hay que llevar jabón y papel higiénico porque si no se lleva no hay.

Una deuda lleva a la otra y así sucesivamente, pronto se debe más de los que se tiene y la calesita no tiene fin, porque además los bajos salarios llevan a ir al supermercado a comprar comida en tres pagos o en una cooperativa en 10 si es posible.

¿Comprar comida a crédito y en cuotas, comprar arroz y fideos, y algún pedazo de carne no es la vuelta al pongaje y el pago en especie?

Cobrar el sueldo cuando se tiene trabajo y salir a pagar prestamos y tarjetas, recargos en las facturas públicas, y un crédito social donde se cobra de interés el triple de la inflación es el menú de todos los días, y luego de esto quedan tres monedas y más endeudamiento.

Y no caigas en el clearing porque entonces no vas a poder obtener ninguna de las limitadísimas posibilidades de acceso a la vivienda que hay, pasarás a ser un muerto civil y a pagar mucho más.

Cada día más pobres, cada día más atados a la cadena, cada día perdiendo un pedacito mayor de nuestra libertad, porque nos han reducido poco más que a esclavos por deudas, y cada vez más meticulosamente controlados…

ESTAMOS EN FACEBOOK

Cultura

Vía Crucis

13-04-2017

    Es invierno y llovizna.Un niño camina descalzoPidiendo mo...

Vía Crucis

Convocatorias

Gervasio

Fumigando

25-04-2017

Fumigando

Hundimiento

24-04-2017

Hundimiento

Celulosa

22-04-2017

Celulosa

Diario La Juventud