A+ A A-

Filosofía militante

Rate this item
(0 votes)

Gonzalo Abella.

 

Marx dijo que los filósofos se habían dedicado a interpretar  el mundo y en realidad era necesario transformarlo. Las diferentes  traducciones del alemán de este texto marcan matices diferentes en esta afirmación, pero todas  nos transmiten lo esencial.

En el mismo trabajo Marx advierte que los filósofos “materialistas”  (los que afirman que el universo material es eterno, no creado por Dios) habían descripto la percepción como algo pasivo, como una simple fotografía, y que en cambio hubo filósofos “idealistas” (los que creen en una Idea o Espíritu creador) que comprendieron mejor el  proceso activo del conocimiento. Además, afirma Marx en otros trabajos, el mundo existe lo conozcamos o no, pero la forma de agrupar los datos de la realidad, las categorías conceptuales que seleccionamos, no son inocentes, no son neutrales.

La Filosofía, incluso la que aparentemente es sólo descriptiva, es un campo de lucha que refleja los conflictos de intereses en la Sociedad circundante.

El “idealista” Hegel afirmaba que el Universo material fue creado imperfecto por Dios, quien se vio obligado a crearlo así, porque la materia debía ser lo opuesto  a Su esencia perfecta.  Dios sólo  puede definirse si existe en unidad y lucha con lo imperfecto.  Pero los seres humanos, hechos de  materia imperfecta, reciben el soplo del Espíritu Absoluto, y así pueden avanzar hacia su contrario, la perfección de Dios.

Claro que esta búsqueda, según Hegel,  no es para todos (recordemos el contexto social desde el que se piensa). Un terrateniente, afirma, está más cerca de Dios que un campesino, porque el rico no toca la tierra, y puede ocuparse de temas espirituales. El rico llega a Dios por la Razón, el pobre tan sólo por la Fe.

Pero al describir los pasos en búsqueda de Dios, Hegel llega adonde no habían llegado los materialistas: llega a las leyes del Método Dialéctico, que son las leyes  más generales del Conocimiento activo, pues reflejan adecuadamente las leyes del movimiento real de la Naturaleza inanimada y animada y de la evolución a saltos de la Sociedad.    

Por eso Marx nos advierte contra todo esquematismo al estudiar las corrientes de pensamiento filosófico. Hay además un patrimonio universal acumulado. ¿Quién puede negar el aporte del esclavista Aristóteles, o el pensamiento andino que nos llegó  ya manipulado por el poder del Inka?

Entre los enciclopedistas del siglo XVIII,  el muy religioso Rousseau era mucho más revolucionario que el racionalista Voltaire.

A comienzos del siglo XX, el descubrimiento de algunas  leyes generales del Universo, que desafiaban certezas anteriores, obligó a los “materialistas” a profundizar su concepto de “materia” como categoría filosófica que abarca no sólo la masa del Universo, sino también las diferentes formas de la energía.     

La Filosofía, como el Arte, es parte del Cielo que el pueblo debe asaltar. No para quedarse con una visión esquemática, sino para disfrutar la diversidad que es nuestra propia filosofía, e interpretar los nexos de cada filósofo con su época y su clase social.

El manual, aún el más  esquemático, no es un mal comienzo para esta apropiación conceptual, en tanto sea trampolín y no techo aplastante.

 Si se trata de transformar el mundo, los transformadores deben apropiarse del saber acumulado en todos los ámbitos para moverse con autoridad en todos ellos.         

 

ESTAMOS EN FACEBOOK

Cultura

5 mujeres clave de la revolución rusa

22-03-2017

Las mujeres que participaron en la revolución rusa desempeñaron un...

5 mujeres clave de la revolución rusa

Convocatorias

Gervasio

Ancla

27-03-2017

Ancla

Biocombustible

25-03-2017

Biocombustible

Camino

24-03-2017

Camino

Diario La Juventud