A+ A A-

La navidad de los jubilados

Rate this item
(10 votes)

Brindis del pan y el agua por parte de jubilados de la COJUPE para denunciar su situación frente al BPS

Gustavo López.

La navidad sigue siendo un buen negocio para los mercaderes que Jesús expulso del templo.

Con una violencia inusitada tratándose del “hijo de dios” el nazareno emprendió a golpes contra unos puesteros ambulantes que pretendían hacer el jornal aprovechándose de incautos feligreses.

Este conocido episodio bíblico nos permite comprender como en ciertas ocasiones es preferible un latigazo antes que mil plegarias.

Hoy, dos mil diecisiete años después, los mercaderes de aquel templo se instalaron con mayor confort en los mega centros comerciales de todas las metrópolis del planeta.

Dice Saramago que en la antigüedad  se media el prestigio de las ciudades por el tamaño y la belleza de sus catedrales, y en el presente se mide por la cantidad de Shoppieng Center.

Para celebrar el onomástico de un hombre que según se dice consagro su vida a denunciar la injusticia y andaba rodeado de pescadores repartiendo panes y peces y gritando a los cuatro vientos que “es más fácil que un camello entre por el ojo de una aguja antes que un rico entre al reino de los cielos”, el hombre moderno entra en una compulsión al consumo y compra y come como si se tratara del día previo al Apocalipsis.

La tarjeta de plástico nos ofrece la sensación de no pago, el suntuoso envoltorio de un par de medias de origen chino nos reconforta y una exagerada ingesta de carne y alcohol oficia de bálsamo para el alma, no cura penas pero las distrae.

Ya lo había advertido Marx en la segunda mitad del siglo diecinueve, la valorización del mundo de las cosas crece en idéntica proporción a la desvalorización del mundo de la vida. 

Entre sanas ilusiones infantiles, brindis y fuegos de artificio nadie repara en el último informe del la FAO (el organismo de las Naciones Unidas que atiende en lo referente a la alimentación) que da cuenta de la existencia de 35 millones de hambrientos en el continente Americano.

Desde que Lord Ponsomby invento Uruguay hasta el presente, nuestro país tiene una marcada prevalencia de población adulta, un país demográficamente envejecido.

Los jubilados son 600.000 de los cuales 120.000 ganan menos de 10.000 pesos.

Cerca de cien mil jubilados tramitaron préstamos en el Banco Republica y en el Banco de Previsión Social en Diciembre. Prestamos a una tasa de interés que oscila entre el 24% (en prestamos menores a 6 meses) y el 34% en la mayoría de los casos.

Lejos de ser préstamos sociales, se trata de transacciones comerciales de elevados intereses que constituyen un suculento negocio para el sistema financiero que tiene el mercado cautivo y no asume ningún riesgo.

Interminables colas frente a las casas bancarias para acceder a créditos

 cuyo destino no es otro que pasar la fiestas o simplemente comprar los regalos de los nietos. 

Un préstamo se superpone con el otro dando lugar a una calesita de ritmo frenético de la que es difícil, cuando no imposible, bajarse.

Un reciente informe del Departamento de Economía de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de la República concluye que uno de cada 3 jubilados de menos ingresos destina al menos la mitad de su pasividad a pagar deudas.

No hay que ser muy astuto ni poseer erudición en economía para darse cuenta a dónde conduce esta irracionalidad.

En el mundo del fetichismo de las mercancías, los productos se vuelven ajenos a las manos que los crean, se rebelan contra ellas, las enfrentan y finalmente las subordinan a tal punto que el productor -trabajador termina rendido ante el mercado y las “cómodas” e inofensivas cuotas se vuelven arma letal.

Alguien dijo que en las actuales relaciones sociales, “el supermercado te compra, el auto te maneja, la heladera te come y el televisor te mira”.

Doce años de gobierno “progresista” y en Uruguay, ser viejo sigue siendo una condena.

                                                                                     

Last modified on Sunday, 25 December 2016 18:49

ESTAMOS EN FACEBOOK

Cultura

Reclaman restaurar la casa de Gerardo Matos Rodriguez

26-02-2017

Se reclama la restauración de la casa del compositor uruguayo, en La Ag...

Reclaman restaurar la casa de Gerardo Matos Rodriguez

Convocatorias

Gervasio

Naufragio

25-02-2017

Naufragio

Salvatajes

24-02-2017

Salvatajes

Subas

23-02-2017

Subas

Diario La Juventud